Cómo manejar los desafíos del cambio constante

12/07/2017

Tal como el filósofo griego Heráclito dijo alguna vez: “Lo único que es constante en esta vida es el cambio”. Esta afirmación nunca ha sido tan cierta para las organizaciones como lo es hoy.

El cambio es generalmente algo bueno; impulsa la innovación y evita que las organizaciones y su capital humano se estanquen. Pero el cambio constante puede significar serios desafíos para los profesionales y es por ello que debe manejarse de la mejor manera posible.

Con un poco de ayuda del encargado de Learning Solutions de Cegos Reino Unido, Andy Kennard, miramos a los desafíos específicos que enfrentan las organizaciones producto del cambio, y cómo puede manejarlo para que tanto su equipo y la consecución de los resultados sean beneficiados.

El cambio genera tres grandes desafíos:

1. Fatiga del cambio

“El cambio requiere trabajo duro y esfuerzo”, cuenta Andy, “así que es común que la gente necesite tiempo para tomarse un descanso antes de continuar al próximo cambio. Sin embargo, este break del cambio es inusual en la mayoría de las organizaciones, y las personas deben trabajar en sus niveles de resiliencia para adaptarse efectivamente”.

2. Modificando las prioridades

Estar ante la presencia de contextos impredecibles significa que lo que alguna vez fue una buena idea y una prioridad hoy, tal vez no lo sea mañana. Esto puede resultar en cambio, paralización o incluso cancelación de proyectos, resultando habitualmente en frustración.

“La comunicación es clave acá”, dice Andy. “Deje saber a las personas qué ha cambiado y por qué lo antes posible. A menudo esto no será un reflejo de lo bien que ha sido ejecutado el proyecto, pero, sin la adecuada comunicación, podría entenderse de esa forma entre el equipo. Detener un proyecto que ya no es viable puede, de hecho, ser clave para el éxito final. Organizaciones innovadoras aprenden a fracasar de forma rápida para así dedicar tiempo y recursos a proyectos que arrojen los mejores resultados”.

3. La necesidad de ser abierto de mente

En un ambiente fácil de predecir, puede crear una hoja de ruta y seguirla hasta llegar al destino final. Pero cuando existen componentes impredecibles, es necesario crear una postura creativa para administrar el cambio. “¿Cómo saber si su plan sigue teniendo validez si el contexto ha cambiado durante el proyecto?”, pregunta Andy. “Es por eso que es siempre mejor adoptar un checklist en medio del proyect

o para así mantenerse al tanto del progreso del mismo independiente de los cambios externos”.

Entonces, ¿qué pueden hacer los gerentes para crear una cultura organizacional que acepte el cambio y lo use para impulsar resultados?

“Los gerentes deben entender el impacto general del cambio sobre todos los stakeholders. Habrá ganancias y pérdidas asociadas a cualquier cambio, pero pueden ser diferentes, de acuerdo al nivel de impacto, para cada grupo de stakeherolders o individuos. Si toma tiempo para entender este impacto, y le da la oportunidad para expresar sus ideas y preocupaciones, podrá trabajar conjuntamente para minimizar las instancias negativas y maximizar las positivas”.

“Considere el hecho que todo el mundo tiene una respuesta emocional hacia el cambio que no siempre es consistente; cambiará en el tiempo. Comprender dónde se encuentra su equipo en este camino será clave para ayudarlos a lidiar con el cambio. Los gerentes a veces olvidan que han tenido más tiempo para ajustarse al cambio respecto a su equipo, y están más adelantados en su adaptación al cambio. Es por ello que algunas veces puede sentir que su equipo no está alineado. No es que no quieran estarlo, sino que lo más probable es que no hayan tenido el tiempo suficiente. Su trabajo es ayudarlos a adaptarse y no exigirles que sigan adelante sin importar las consecuencias”.

Aquellos que aprenden a enfrentar los desafíos del cambio estarán mejor preparados para enfrentar el futuro. Contar con la correcta tecnología, para así apoyar a su gente durante el cambio, es vital para el éxito, y conduce a un ambiente de trabajo mucho más armónico.