​3 razones para reforzar la formación en tiempos de cambio

05/08/2020

Por Fátima Gonçalves 

Los tiempos cambiantes que estamos presenciando dejan muy poco espacio para la contemplación a aquellos que se resisten obstinadamente a adaptarse o a buscar la mejor manera de adaptarse a la realidad.

Hoy en día, no se trata de eludir las tendencias y noticias, ni de navegar en entornos VUCA o de optimizar el cambio… Hablamos de afrontar y superar situaciones turbulentas, de crisis y riesgos a nivel mundial. Sabemos que el ser humano es, por naturaleza, una criatura de hábitos que no está orientada a salir de su zona de seguridad y confort; necesitando, como tal, un mayor esfuerzo de adaptación y adaptación a cada nuevo paradigma emergente.

https://static.blog-desenvolvimento-pessoal.pt/wp-content/uploads/2020/06/09120257/3-razo%CC%83es-para-reforc%CC%A7ar-a-formac%CC%A7a%CC%83o-em-tempos-de-mudanc%CC%A7a-conteudo.jpg

Como líder en Formación y Desarrollo y con +90 años de experiencia acompañando a nuestros clientes y socios en la co-creación de sus procesos clave de transformación organizacional, en Cegos estamos convencidos de que la formación y el desarrollo de habilidades son palancas clave para tratar y gestionar los procesos de cambio – que son actualmente la máxima prioridad de la mayoría de las organizaciones que tratan de sobrevivir al impacto de COVID-19.

Los mercados, la propia tecnología y la continua necesidad de mejorar los procesos internos para ser más ágiles y eficaces nos obligan a (des)aprender y (re)aprender a toda velocidad. La formación y la inversión en la mejora de las habilidades directivas y la readaptación de los equipos, por lo tanto, aumentan el éxito en la gestión del cambio por 3 razones fundamentales:

1 – Las iniciativas de L&D proporcionan herramientas, conocimiento y seguridad

El 70% de las iniciativas de cambio fracasan. La razón, en general, está relacionada con la actitud, el desinterés o incluso la falta de alineación entre el equipo que lidera el cambio y el que lo experimenta. Si el responsable de impulsar el cambio lo hace desde la incertidumbre, sin la serenidad que viene de entender el camino a seguir, aumenta la probabilidad de fracasar. Por otro lado, un gerente bien entrenado con las habilidades adecuadas se convierte en un mejor embajador del cambio, dando apoyo, visión y confianza al resto del equipo.

2 – Las políticas de L&D ayudan a mantener el enfoque en la visión de la organización, reforzando el sentimiento de pertenencia al equipo

Por sorprendente que parezca, la visión de la organización suele ser una gran desconocida para la mayoría de los empleados. Según estudios recientes, sólo el 40% de los empleados afirma conocer la estrategia y los objetivos de su empresa. En este contexto, un plan de formación y desarrollo de competencias en las diversas áreas funcionales y niveles jerárquicos de la organización se convierte en una poderosa manera de transmitir la misión, la visión y los valores de la organización con todos los colaboradores. 

3 – La formación y el desarrollo de habilidades promueven el compromiso de los empleados

Saber dónde está y hacia dónde va la compañía es esencial para asegurar el compromiso y la conexión emocional de las personas con el proyecto. La inversión en formación y desarrollo de habilidades (habilidades duras y blandas) es uno de los canales de comunicación interna y de participación de todos en los valores y objetivos corporativos que generan la alineación y el compromiso de los empleados especialmente relevantes en los procesos de cambio organizacional.

En resumen, las iniciativas y políticas de L&D y el compromiso continuo de desarrollar nuevas y mejores habilidades, proporcionan a cada empleado las calificaciones y herramientas necesarias para enfrentar un cambio sin precedentes, que requiere una nueva gama de habilidades no sólo técnicas, sino también sociales, emocionales y de comportamiento. A través de iniciativas de formación adecuadas para cada equipo, es posible hacer que cada empleado se sienta acompañado y capacitado para abrazar el cambio, ajustándose con agilidad a nuevas formas de acción y nuevos procesos, y que al mismo tiempo se sienta valorado e involucrado en lo que es un difícil proceso de transición para todos.