​El trabajo en remoto, ¿es posible?

04/11/2019

Los entornos laborales cada vez más globales, conectados y digitalizados han hecho que las formas de trabajo se multipliquen. Teletrabajo, Remote Collaboration, Smart Working, equipos remotos, etc. son realidades cada vez más frecuentes en las empresas ¿Es la tuya una de ellas?

Ante una fuerza laboral cada vez más diversificada y repartida en el espacio físico, las empresas deben aprender a manejar la incertidumbre que supone que sus empleados no siempre trabajen desde la empresa. También deben dotarles de la confianza y la autonomía suficientes para llevar a cabo sus proyectos sin estar sujetos a exigencias horarias o espaciales. Una forma de conectarse en remoto que permite trabajar en entornos cada vez más internacionales e incrementa la felicidad, el compromiso y la productividad y que debe incorporar asimismo fórmulas y herramientas para salvar la falta de contacto y de control, así como la desconfianza que se deriva, para ser 100% exitosa.

remote collaboration

Remote collaboration: Una opción codiciada

Pese a ser una variable del salario emocional muy bien valorada, en Chile el teletrabajo todavía no es algo que se encuentre instaurado como algo recurrente y a disposición de todos los empleados. Un estudio de opinión pública sobre el trabajo remoto, que encargó el Ministerio del Trabajo a Cadem, reveló que el 81% de las personas están dispuestas a desempeñarse bajo está modalidad. El sondeo también reveló que el 89% de las personas cree que el teletrabajo mejoraría su calidad de vida y sus condiciones laborales, frente a un 7% que opinó lo contrario. En materia de jornada de teletrabajo, se analizó cuántos días a la semana a los chilenos les gustaría operar bajo este sistema, y el 60% prefiere trabajar a distancia permanentemente, mientras que el 34% lo haría solo por tres días. Un 4% está dispuesto a hacerlo solo un día a la semana.

El trabajo en remoto supone ventajas tanto para la compañía (reducción de costes en áreas como la infraestructura y los equipos; favorecimiento de la motivación de los empleadosmayor productividad y fidelización, y menores índices de absentismo) como para el empleado, que además de ver reducidos sus gastos de desplazamiento, en términos de tiempo y dinero, puede conciliar mejor su vida laboral y la personal.  

Talento móvil

Al margen de las ventajas expuestas hasta ahora, el trabajo en remoto también permite que empleados de distintos países puedan colaborar juntos. Esto funciona muy bien en multinacionales con sedes a lo largo y ancho del globo terráqueo, pero también puede resultar interesante para aquellas que, en un momento dado, precisen de un profesional especializado en un área concreta, un perfil que puede hallarse perfectamente en la otra punta del mundo y cuya incorporación al proyecto corra peligro por el mero hecho de tener que salvar la distancia física que le separa de la compañía. A no ser, claro está, que empresa y profesional encuentren vías alternativas de colaborar, lo que ha dado lugar a otro concepto, la remote collaboration, cada vez más manido en el entorno global en el que nos movemos.

El talento está llamado a ser cada vez más móvil, pero no en el término estrictamente espacial, lo que significa desplazarse continuamente de un país a otro, sino en el plano funcional. Esto significa que, esté donde esté, debe ser capaz de colaborar en proyectos desarrollados por empresas que pueden ubicarse a miles de quilómetros. Más si cabe teniendo en cuenta el reciente pronóstico hecho por Strategy Analytics, que estima que de aquí a 2022 un 43% de la fuerza de trabajo mundial se dedicará a trabajar de manera remota.

¿Estás dispuesto a asumir el reto?