¿Cómo será la próxima generación de videos formativos?

23/08/2018

Pasamos un promedio de 53 minutos por día consumiendo videos en línea. Ya sea un video de un gatito haciendo algo cursi o un MOOC (Massive Online Open Course – Curso Abierto Masivo en Línea), todos queremos ver videos cada vez que nos conectamos.

No es ninguna sorpresa entonces, que el video haya desempeñado un papel cada vez más importante en la educación profesional; una tendencia que, con el aumento en la popularidad del e-learning, solo va a continuar.

La forma en que consumimos videos en línea tiene una gran influencia en cómo aprendemos de ellos. A menos que esté tratando de enseñar algo práctico y simple como solucionar un problema técnico en la computadora, un video debe hacer mucho más que mostrar. Por lo cual los profesionales de aprendizaje hoy deben diseñar videos con la última pedagogía en mente.

Dicho esto, los principios del aprendizaje cambian muy poco cuando se introducen nuevas tecnologías porque la forma en que aprendemos sigue siendo constante. La última tecnología nos brinda más opciones en términos de cómo presentamos y personalizamos el contenido, pero el ritmo, la duración y el contenido real de un video deben ser bien considerados para que sea efectivo.

Cegos está, desde mucho tiempo, a la vanguardia del desarrollo e-learning, por lo que aquí le damos algunos consejos sobre cómo asegurarse de que sus videos de capacitación alcancen el efecto deseado.

  1. Engancharlos

Nuestra capacidad de concentración está disminuyendo, pero si logra enganchar a su alumno desde el principio, es más probable que se mantenga comprometido. Asegúrese de que el primer minuto capte su imaginación, tal vez con un hecho sorprendente o aspiracional, y luego mantenga el ritmo. En Cegos, no creemos que los videos deben ser acortados solo para acomodar la baja del poder de concentración; es poco probable que un video breve contenga algo sustancial. En cambio, trate de mantener al alumno queriendo saber más, tal como lo hace un autor con una historia. Lo cual nos lleva al siguiente punto….

  1. Cuente una historia

Contar historias es una de las formas de participación más antiguas que conocemos y también es una herramienta extremadamente útil para el aprendizaje. De acuerdo con la psicología de la narración de historias, la información entregada como una historia es más memorable y, por lo tanto, es más probable que se adhiera y se actúe sobre ella que la información presentada en una forma tradicional.

  1. Fomentar la aplicación práctica del aprendizaje

Los videos deben demostrar cómo aplicar el aprendizaje en términos prácticos, no solo mostrarle al alumno qué hacer. Puede incorporar otros medios aquí, como encuestas en línea, archivos PDF o simplemente establecer una tarea a través del video. Por ejemplo, las personas pueden aprender a tocar la guitarra viendo videos en YouTube, pero solo podrán tocarla tomando una guitarra y practicando lo que han aprendido. Guíe siempre al alumno en la aplicación del aprendizaje salvo que sea muy obvio.

  1. Personalize su contenido

La personalización es cada vez más popular en el mundo del aprendizaje y desarrollo y, gracias a algoritmos complejos, se puede seleccionar los videos en función de las necesidades individuales de cada alumno. En algunos casos, a través de la tecnología bot, los estudiantes pueden 'conversar' con una persona virtual como lo harían con un tutor en un curso.

A medida que la tecnología avanza, los profesionales del aprendizaje recibirán opciones cada vez más interesantes para involucrar a sus alumnos. La realidad virtual ya es una realidad en el aprendizaje profesional y sin duda se convertirá en uno de los métodos principales muy pronto.

Esto días, la gente quiere más flexibilidad y movilidad con su aprendizaje profesional. Por lo tanto, piense seriamente sobre cómo usar el video en todo su potencial.

 

En Cegos, somos pioneros en desarrollo de soluciones e-learning desde la década de los 90. Hoy nuestro catálogo incluye a más de 215 módulos interactivos desarrollados sobre las mejores prácticas internacionales en contenidos transversales y listos para usar en hasta 18 idiomas.