​¿Qué hace que un Proyecto Internacional E-learning sea exitoso?

07/12/2015

¿Qué hace que un Proyecto Internacional E-learning sea exitoso?

“La habilidad de una empresa para aprender y traducir lo que se aprende en acciones es la “máxima ventaja competitiva””, es lo que dice el CEO de General Electric, Jack Welch

Beyond KnowledgeEn resumen, esta es la máxima del L&D (Learning & Development).

Con su reputación restaurada desde los inicios de los años 2000, donde el foco era casi que exclusivamente la tecnología, el e-learning se sitúa hoy confortablemente al lado de otros métodos de L&D como una herramienta muy popular y efectiva.
La necesidad de aprovechar todo el valor de la formación mientras se asegura que el staff se mantenga productivo vino a solidificar ese hecho.

Durante los dos últimos años, me encontré con muchos ejemplos de organizaciones donde las implementaciones e-learning no funcionaron y llevaron a algunas conclusiones en se preguntaba donde se escondían las claves del éxito en los cursos e-learning.
Basado en estas investigaciones, dividiria la respuesta en dos áreas: la experiencia del usuario, localización, comunicación y cómo manejar las resistencias.

¿Qué hace que un Proyecto Internacional E-learning sea exitoso?

Experiencia del usuario

Antes de todo, los programas e-learning tienen que ser atractivos. Eso puede sonar superficial pero no hay nada peor para un usuario que un pasivo y turgente guion donde la sola interacción que involucra el usuario es apretar el próximo botón.
Si miramos un manual cualquier de un nuevo computador o software, se entenderá de qué estamos hablando.

Es nuestra responsabilidad como profesionales de L&D hacer con que la experiencia de los usuarios sea atractiva, comprometida y de fácil manejo de los programas. Con tecnología y diseño disponible para entregar esos requisitos, no hay excusas para no cumplir con esas exigencias, aunque sorprendentemente muchos programas fracasan en ese primer escollo.

En segundo lugar, está la localización. Constantemente me sorprendo en como empresas globales tienden a impartir cursos e-learning muy generales, sin llevar en cuenta la particularidad de cada sector. Esto ultrapasa los límites del idioma. Empleados en todo el mundo aprenden de maneras distintas y esto debería ser reflejado en los módulos. Por ejemplo, hay culturas que típicamente tienden a ser más visuales, que se fijan más en los softwares y gráficos, mientras otras están más interesadas en las distintas formas de navegación del módulo. Mientras la cultura particular de cada usuario no debiera influenciar tanto en su estilo de aprendizaje, los módulos e-learning deberían sin embargo reflejar los diferentes elementos de una cultura corporativa.

Comunicación

En tercero lugar, está la comunicación. Si las empresas dispensasen la misma importancia a los programas internos de e-learning como lo hacen lanzando nuevos productos externamente, el éxito de estos programas aumentaría dramáticamente.
Planes de comunicación adecuada deben estar puestos a la marcha y los expertos en este dominio dentro de la empresa deben estar preparados para explicar a los otros la importancia de la estrategia e-learning. Estas personas deben estar familiarizadas con la tecnología, en lugar de elegir para ese puesto individuos que se sienten más cómodos con los métodos tradicionales de aprendizaje. Necesitan ser capaces de explicar lo que es importante: Por Qué y Cómo? Por qué ayudara a los empleados a con sus carreras y progresión y cómo esto puede ser alcanzado – frecuentemente a través de otras herramientas basadas en tecnología, como portales de aprendizaje.

Buscar también otras oportunidades para situar el e-learning como un componente de otras iniciativas estratégicas, como rendimiento y sistemas de evaluación o requerimientos de certificación profesional.
Aunque se mantengan buenas comunicaciones, sin embargo, habrá siempre algún tipo de resistencia, de vez en cuando. El mejor consejo que puedo dar es reconocer y anticipar los obstáculos y poner en práctica los procedimientos para manejarlos.
Por ejemplo, si un usuario dice que el e-learning no tiene utilidad para él o ella, trabaje con su jefe directo para ver cómo se puede agregar valor o introducir herramientas más personalizadas. Para los que dicen que no tienen tiempo suficiente para dedicarse, intente dividir los módulos en partes más cortas. Para los que dicen que nos es relevante, asegúrese que los módulos estén todavía más alineados con las habilidades requeridas para esta persona y las metas del departamento.

Resistencia

Finalmente, la manera de contornar la resistencia es continuar a escuchar de la manera más cercana posible el usuario final. Esta es la razón porque la comisión de Cegos conduce tantas encuestas, la última publicada en el verano, donde enfocaba la Formación y Desarrollo en Europa.
Esa encuesta cuestionaba a ambos, usuarios finales y jefes de capacitación, si ellos creían que la capacitación en su empresa se estaba volviendo digitalizada. 84% de ellos estaba de acuerdo que ese era el caso.

“No se puede enseñar a la gente todo lo que necesitan saber. Lo mejor que se puede hacer es posicionarlas donde puedan encontrar lo que necesitan saber y cuando necesitan saberlo.”,Es lo que dice Seymour Papert, uno de los pioneros de la inteligencia artificial.

Con la necesidad de rentabilidad, flexibilidad y productividad en L&D, e-learning está en la primera posición para captar esta visión. Depende de nosotros asegurar que el e-learning cumpla con esas exigencias y las refleje en exitosos proyectos internacionales.